Back to Top

Don Guillermo Vargas fundó el 22 de marzo de 1952 el taller de torno y soldadura en las cercanías del Ferrocarril al Pacífico, que 60 años después la organización Vargas Matamoros tendría el más grande, calificado y moderno Taller Industrial de Costa Rica.

Siempre caracterizado por la calidad y el servicio por un especial concepto de humanismo Industrial, difícilmente conseguido en otras organizaciones empresariales. Eso principalmente fue lo que proyectó al futuro de Don Memo Vargas y que ha señalado en forma determinante, el éxito de una empresa de orgulloso arraigo costarricense.

En 1962 se convirtió de sociedad personal en Taller Vargas Matamoros LTDA, aumentando su clientela y prestigio, dada la alta calidad de sus trabajos y a la eficiencia y puntualidad de su servicio, aspectos que tanto Don Guillermo como sus colaboradores, consideraban prioritarios.

En Taller Vargas Matamoros LTDA, posteriormente se importó un sofisticado equipo de alta tecnología, lo que hizo que poco a poco el “Taller” se colocara a la vanguardia en la tecnología de precisión, no sólo en Costa Rica, sino en el ámbito centroamericano.

En 1970 decidió la construcción  de una moderna instalación en la Urbanización Industrial, en el sector de La Uruca, donde en 1972 se inauguró el nuevo edificio.

En 1979 se integró Francisco Vargas Porras, con lo que la  empresa renovó una vez más sus bríos, iniciando una importante expansión siempre dentro del ramo industrial automotriz.

Para el año 1983, se crea la unidad de negocio llamada Partes de Motor para ser la alternativa ideal para adquirir repuestos de motor en el país, viniendo a complementar al TVM en la suplencia de los repuestos para los motores en reparación.

La próxima unidad de negocios en abrir sus puertas en el año 1992 y siguiendo por la ruta de la innovación, fue la Inyección Diésel donde el Grupo brinda los servicios de diagnóstico, revisión, reparación y venta de inyectores diésel, bombas electrónicas y mecánicas de inyección  y turbos.

Respondiendo a las necesidades del mercado y escuchando a nuestros clientes, para el año 2006 se abre la División Industrial, misma que viene a reforzar la visión global del GVM en brindar soluciones integrales a las necesidades de nuestros clientes, en el área industrial.

Acompañando a esa necesidad de integración se abre el Centro de Servicio en el año 2012, para contar con la totalidad del servicio de unidades automotrices desde un simple cambio de aceite hasta el overhaul de la unidad.

Considerando que estamos cubriendo la mayoría de las necesidades del mercado con todas nuestras unidades de negocio, el GVM quiere dejar su huella plasmada en la sociedad costarricense y heredar el conocimiento de más de 60 años en el área automotriz e industrial, adquirido en todos estos años. Por tanto, se crea en el año 2014 el Instituto Técnico Vargas Matamoros (ITVM), que en conjunto con el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) como un aliado en el desarrollo del conocimiento nacional, forman la sinergia efectiva para capacitar a la nueva generación técnica de mecánicos, logrando con esto devolver al pueblo de Costa Rica la acogida que por tantos años ha brindado a los servicios ofrecidos por GVM.

Siguiendo la senda de empresarios se une la tercera generación de la familia Vargas a la compañía. Don Javier Vargas Hernández se encuentra liderando la compañía, su incorporación que viene desde el año 2004 cuando llega de lleno a ser parte de la compañía y asumiendo la Gerencia General desde el año 2013, y la señora Alejandra Vargas Hernández ingresa en el año 2014 totalmente, al asumir la posición de Directora del ITVM llevando nuevamente a resaltar el nombre de Vargas Matamoros en el ámbito de la enseñanza técnica. Tercera generación que llevará al GVM a potencializar su prestigio, marca, calidad y servicio más allá de lo logrado hasta hoy por su fundador el señor Guillermo Vargas Matamoros.