Back to Top

Las piezas que forman el conjunto de un motor están sometidas a desgastes y deformaciones. Para corregirlas, se utiliza la técnica de rectificado que consiste en el mecanizado de las piezas, hasta igualar las superficies de contacto y darles un acabado que disminuya el rozamiento.

¡Dejamos el motor estándar como de fábrica!